Avisar de contenido inadecuado

Dolores cacuango

{
}

DOLORES CACUANGO

 

Los collares de Dolores Cacuango

Dolores Cacuango en la madurez de su vida

En un rincón de la humilde vivienda de Luis Catucuamba está un chal azul de hilo, unos collares de mullo rojos y una faja de lana roja y blanca, que su madre, Dolores Cacuango, solía usar en las fiestas y en las interminables caminatas hacia Quito en busca de un poco de atención de las autoridades.
Es lo poco que queda de las pertenencias de esta líder indígena que dedicó su vida a defender el derecho a la tierra y a la lengua quichua para su pueblo. Dolores Cacuango tampoco tenía más, pues el resto lo ocupaba su inmensa dignidad.
Se cuenta incluso que en una ocasión se aprendió de memoria el Código del Trabajo (no sabía leer ni escribir) para poder discutir con los funcionarios del Gobierno. La líder indígena, quien hace más de 50 años fundó varias escuelas bilingües quichua-español, murió en 1971.
Luis es el único sobreviviente de los tres hijos de Dolores Cacuango y fue uno de los que más apoyaron a su madre en su trabajo. Ahora, en su casa de la comunidad de Santa Ana, cerca de Cayambe, guarda esas prendas como un homenaje a la mujer que le enseñó el valor del trabajo, de la lengua y de la dignidad. (GA)
Nació en 1881 en Cayambe, Provincia de Pichincha. Le llaman "Mama Dulu", fue líder indígena que dedicó su vida a defender el derecho a la tierra y a la lengua quichua para su pueblo. Nunca fue a la escuela, el español aprendió en Quito cuando trabajó como empleada doméstica. Entre sus anécdotas, se cuenta que se aprendió de memoria el Código de Trabajo y que le dijo a un ministro de Gobierno: "Vos Ministro mientes, cambias contenidos del Código de Trabajo porque estás de parte de patrones."

 

Formó sindicatos agrícolas en Pesillo y en comunidades cercanas. En 1944 junto a Tránsito Amaguaña y Jesús Gualavisí , un dirigente de la comunidad de Juan Montalvo, fundó la primera organización indígena del Ecuador, la Federación Ecuatoriana de Indios (FEI). Hace más de cinco décadas, en 1945, sin reconocimiento oficial, fundó la primera escuela bilingüe (quichua-español). Luisa Gómez de la Torre, profesora del Colegio Mejía y compañera de Dolores en el Partido Comunista, respaldó su idea y entregaba a los profesores 20 sucres mensuales de su bolsillo. Las escuelas seguían los programas del Ministerio, pero también introducían elementos de la cultura indígena. Luis Catucuamba es el único sobreviviente de sus tres hijos y fue uno de los que más apoyaron a su madre en su trabajo. Por la presión de los terratenientes, que rechazaban la educación de los indios y del Gobierno que veía en las escuelas "focos comunistas", la Junta Militar, en 1963, prohibió el quichua para la instrucción de los niños. Dolores Cacuango murió en 1971, sin vislumbrar esperanza de rehacer su trabajo. Cuando el Ministerio de Educación creó la Dirección de Educación Indígena Bilingüe Intercultural en 1989, la perspectiva era otra: ahora se trataba de rescatar el quichua y la cultura indígena que estaban perdiéndose. En 1998, la Asamblea Nacional Constituyente reconoció el derecho de las nacionalidades indígenas del Ecuador a contar con el sistema de educación intercultural bilingüe. Actualmente, la CONAIE ha decidido fortalecer la DINEIB y la educación intercultural bilingüe para que sirva a los objetivos con los que fue creada. En el Proyecto de Educación Bilingüe viene participando también la Federación de Indígenas Evangélicos (FEINE). Actualmente la primera Escuela de Mujeres Líderes, lleva su nombre. Citamos algunas frases de Dolores Cacuango: "Somos como la paja de páramo que se arranca y vuelve a crecer... y de paja de páramo sembraremos el mundo" "A natural unidos como a poncho tejido, patrón no podrá doblegar" "Esta es la vida, un día mil muriendo, mil naciendo, mil muriendo, mil renaciendo. así es la vida". "Nosotros somos como los granos de quinua si estamos solos, el viento lleva lejos. Pero si estamos unidos en un costal, nada hace el viento. Bamboleará, pero no nos hará caer" "Primero el pueblo, primero los campesinos, los indios, los negros, y mulatos. Todos son compañeros. Por todos hemos luchado sin bajar la cabeza, siempre en el mismo camino" "Si muero, muero, pero uno siquiera ha de quedar para seguir, para continuar" "Siempre comprendí el valor de la escuela. Por eso les mandé a mis hijos a la escuela más cercana, para que aprendan la letra"

{
}
{
}

Deja tu comentario Dolores cacuango

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.